ENVÍO GRATIS EN 24H



MaTxi surge de la unión, de la visión y el arte de 2 hermanas, nosotras, María & Txini.

“Transformación” es la palabra que mejor nos define. En nuestro viaje hacia adentro, nos damos la oportunidad de soñar, creer y crear.

Es el momento de abrir las puertas al mundo y dar rienda suelta a nuestra imaginación. Tenemos tantas ideas por acercar, tantas creaciones deseando ver la luz... Nuestra LUZ.

Somos coleccionistas surgidas de la nada y amantes de todo. Somos Tradición y Vanguardia, Ilusión y Talento, porque cuando arte y corazón conviven en equilibrio, cualquier exceso está de más.

Experimentar, soltar y liberarnos nos lleva a abrir nuevas posibilidades, nuevas formas de ser y sentir para vestirNos y vestiRos.

Proponemos joyas, complementos y moda de series limitadas, compatibles con todo tipo de estilos que están hechas íntegramente de una en una en #Bilbao de manera artesanal  gracias a una fabricación ética mientras apoyamos al pequeño comercio de nuestro entorno y así cumplimos una labor social. Ayudar.

Os invitamos a combinar nuestras colecciones para que viajen a un nuevo destino y sean acariciadas por vosotras.

Os vamos a sorprender haciendo lo que mejor sabemos, CREAR.

 “Entre costureras de piel y joya”

María y Txini


MARIA

A lo largo de mi vida me he dedicado a muchas actividades diferentes que me han ido moldeando y preparando para dar este salto.

He sido Secretaria, Dependienta en una tienda de moda, Comercial, Consultora y en los últimos años Empresaria. Si tuviera que mencionar algo que no ha cambiado en este recorrido, es mi pasión por la moda. Desde pequeña ya tenía muy claro lo que quería llevar y solía pedirle a mi madre que me hiciera alguna prenda. La volvía loca con los matices, que si más corto por aquí…, que si las mangas así…, hasta que me hacía lo que yo tenía en mente.

En este camino he seguido personalizando lo que me compraba para darle mi toque personal  y como siempre me ha gustado viajar, he tenido la suerte de conocer de cerca el proceso de fabricación y la calidad de los diferentes tejidos a nivel  local que aquí no se comercializan. Recuerdo especialmente en mi viaje a Zanzíbar,  la combinación de colores vivos, esas maravillosas tintadas con sus motivos étnicos y los entretejidos  de hilos metalizados que componían piezas únicas que me inspiraban a la hora de crear. Y no hay nada más satisfactorio que conseguir que un tejido encaje mágicamente con un diseño mío y lo realce.

Las Ferias de Moda Internacionales también han sido una fuente de motivación. Allí me sentía en mi salsa, pensaba… “¡Esto me gusta! ¡Esto es lo mío!”. Y al abrir la tienda vi la oportunidad de poner en marcha esas ideas que guardaba en “mi cajón”. Era el momento de dar otro paso más y sacudir mi creatividad para complementar la joyería con mis propuestas personales en el mundo de la moda y el complemento.

Y VOILA!!! Hoy ya forman parte de MaTxi. Estoy ilusionada porque siento que lo mejor está por llegar.

María

TXINI

El vidrio siempre ha estado presente a lo largo de mi vida. Mi primer recuerdo vívido  fue siendo muy niña en casa de una familia de anticuarios que tenían una lámpara Tiffany auténtica y cuya pantalla de vidrio soplado decorada con motivos de libélulas me maravillaba.

Otro de esos momentos lo viví en uno de mis viajes a Pasadena donde visité la Gamble House de los hermanos Green & Green cuya estética suiza e influencia japonesa me entusiasmó. Estando en la penumbra del hall pude observar la puerta principal de madera cuya vidriera emplomada con motivo del árbol de la vida me impactó. Ver las aplicaciones del vidrio en la arquitectura in situ fue extraordinario.

El punto de inflexión se dio en un viaje a San Diego. Por entonces cursaba el tercer año en la Facultad de Bellas Artes de la UPV y asistía a la asignatura optativa de Vidrio que impartía Hernández donde tuve mi primer contacto con los anales, las técnicas y las aplicaciones del vidrio a lo largo de la historia no solo a nivel artístico. Ese mismo verano estando en el Viejo Invernadero situado en el Parque Balboa vi una exposición de Dale Chihuly cuyas esculturas de vidrio soplado e instalaciones inspiradas en el jardín de su madre me dejó atónita. Me pareció una orquesta de luz y color suspendida que me envolvió por completo. No muy lejos de allí visité el Pueblo Hispano de pequeñas casas reconvertidas en estudios donde observé en directo el trabajo y la obra de diversos artistas del vidrio.

A mi regreso, empecé a asistir a los cursos monográficos que se impartían en la Real Fábrica de Vidrio de la Granja de San Ildefonso (Segovia) mientras trabajaba en Fiocco, un atelier situado no lejos del Kursal (San Sebastián, Guipúzcoa) dedicado al diseño y fabricación de vidrio artesanal. A medida que me iba formando,  trabajaba junto a Miren Mendiboure, de la que tengo un gran recuerdo.

En esos días vivía en una pequeña casa de una sola planta con jardín situada en el sur de Francia donde instalé un pequeño taller en la habitación de invitados. Compré mi primer horno y empecé a experimentar y hacer mis primeros pinitos en el mundo del vidrío aplicado a la joyería mientras hacía un master en diseño gráfico. En una de sus visitas a casa, María me propuso vender mis piezas y fue de esa manera espontánea como surgió Matxi.

Comparto dos pasiones. MaTxi  y mi obra artística (www.txini.com). Os invito a visitarla y a poneros en contacto conmigo ;)

Txini